Saltear al contenido principal

Port Vell, un lugar de visita obligada en Barcelona

Port Vell, Un Lugar De Visita Obligada En Barcelona

Inaugurado en 1995 el Port Vell es la parte más antigua del Port de Barcelona y representa un atractivo único para la ciudad, los ciudadanos y las empresas. En él se puede pasear, practicar deporte, viajar en teleférico, visitar museos, ir de tiendas, al cine, observar especies marinas, comer en restaurantes, alojarse en hoteles situados en primera línea de mar, y muchas cosas más.

El Port Vell nace donde mueren las Ramblas de Barcelona, con el monumento a Colón como emblema desde 1886. Actualmente su extensión llega a las 55,6 hectáreas, que se verán ampliadas en un futuro próximo con la reconversión del muelle de Pescadores y la finalización del proyecto de Nova Bocana. Su éxito indiscutible es fruto de importantes inversiones desarrolladas [A1] por el Port de Barcelona y capital privado.

El Maremagnum es su gran centro comercial y el Aquarium de Barcelona, una de sus múltiples atracciones para grandes y pequeños. Limitando con la Barceloneta, el edificio de los antiguos Almacenes Generales del Comercio nos recuerda el pasado mercantil de la zona. Bajo el nombre de Palau de Mar, esta construcción de obra vista aloja uno de los museos más interesantes de Barcelona: el Museo de Historia de Cataluña.

A lo largo de los últimos años el Port ha sabido reinventarse, integrarse en la vida urbana de la ciudad y diversificar al máximo su actividad, lo que lo convierte en un espacio emblemático, de referencia para los habitantes de Barcelona y para los turistas, como lo demuestran sus más de 16 millones de visitantes anuales. Genera 7000 puestos de trabajo directo y un volumen de negocio que supera los 300 millones de euros anuales.

Volver arriba