El Poble Espanyol, uno de los atractivos de Montjuïc

REF POBLE ESPANYOL CT6A2838

El Poble Espanyol fue construido con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona que tuvo lugar en 1929. Actualmente es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad y de la montaña de Montjuïc.

Es la réplica de un genuino pueblo ibérico con sus calles, sus plazas, un ayuntamiento, un monasterio, comercios artesanos y restaurantes. Con la voluntad de reflejar toda la riqueza arquitectónica de la Península, cada uno de los 117 edificios del Pueblo es una réplica de monumentos y construcciones singulares de toda la geografía española. La idea surgió del arquitecto Josep Puig i Cadafalch y la materializaron Francesc Folguera y Ramon Reventós, con la participación del pintor Xavier Nogués y del crítico de arte Miquel Utrillo. Querían ofrecer una síntesis de la arquitectura y de la manera de vivir en los pueblos del país. Estaba previsto el derribo una vez finalizada la Exposición, pero finalmente se optó por conservarlo porque fueron muchas las voces que se alzaron en este sentido.

En la actualidad se ha dado un definitivo paso más para convertir el pueblo en un espacio de descubrimiento de tradiciones con la incorporación de nuevos equipamientos audiovisuales entre los que destaca el espacio Fiesta, una instalación de 150 metros cuadrados que recrea mediante un mapping de 7 metros de altura las fiestas populares más emblemáticas de toda España agrupadas por conceptos como la euforia, el coraje, el fuego, la espiritualidad y el color. Un espectacular espacio donde uno puede vivir en primera persona la emoción de la Patum de Berga, la Tomatina de Buñol (Valencia), los Castells (Cataluña), la Semana Santa andaluza, los Sanfermines (Navarra) o Es Jaleo de Menorca (Baleares ) .También se han incorporado los llamados Feelings, cinco espacios audiovisuales inmersivos que permiten al visitante descubrir los paisajes, la gastronomía y las tradiciones de cinco zonas emblemáticas: el Mediterráneo, el Norte, el Camino de Santiago, el Sur y los paisajes del Quijote (zona central). Están equipados con pantallas de alta definición que se combinan con otras experiencias sensoriales como el olfato.

Cabe destacar también el hecho de que el Poble Espanyol trabajan cada día una veintena de artesanos que elaboran piezas de cuero, vidrio y joyería, entre muchos otros materiales. Este hecho ha permitido la declaración como Zona de Interés Artesanal por parte de la Generalitat de Cataluña. También se organizan talleres, actividades familiares, visitas guiadas y otras propuestas.

Dentro del recinto –que está cerrado al tráfico– se encuentran numerosos restaurantes y bares con agradables terrazas, una zona infantil con grandes toboganes, un área de picnic, y durante todo el año se organizan actividades culturales dirigidas a público local y turista. En verano destacan las propuestas al aire libre. También dispone de una valiosa colección privada de arte contemporáneo, el Museo Fran Daurel, donde se pueden admirar obras de artistas universales como Picasso, Dalí o Miró.