Tanto el proyecto de arquitectura para la rehabilitación integral del edificio como el de interiorismo han sido realizados por Inma Rabano y Julio Romeo
EstudiArquitecturaRR.eu

Historia de La Casa de los Barcos

Construida en 1854 por Juan Martí Alsina, próspero comerciante y antiguo navegante, La Casa de los Barcos debe su nombre a los frescos murales que recuerdan los bergantines en los que el propietario había recorrido los mares y viajado hasta Sudamérica en su juventud.

El barrio de Gracia, que en aquella época no pertenecía a la ciudad de Barcelona, era un emplazamiento que ofrecía al mismo tiempo tranquilidad y una vista despejada sobre la ciudad y sobre el mar.

Un hermoso y exuberante jardín, rodeado por un alto muro, completaba por entonces la parte trasera de la casa. Desde la calle, los paseantes podían admirar los grandes árboles y oír el canto de los canarios, lo que confería al lugar una cierta nostalgia romántica.

En manos de la familia de Juan Martí Alsina hasta mucho después de su muerte, acaecida en 1909, La Casa de los Barcos sufrió las penalidades de la urbanización y de la presión inmobiliaria con la amputación de su hermoso jardín y su abandono paulatino hasta el año 2014, en que fue comprada para convertirla en un hotel.

En noviembre de 2016, la casa del navegante se convierte en el Hotel La Casa del Sol. En el Hotel, solo el exterior y la arquitectura de las fachadas son de la época.

En cuanto al barrio, a pesar del paso del tiempo, Gracia sigue siendo un lugar tranquilo y auténtico, y hemos querido trasladar estas características a nuestro establecimiento. Su jardín vertical evoca el espíritu del antiguo propietario del lugar.