Saltear al contenido principal

Nuestros huéspedes son nuestra principal prioridad: actualización sobre el covid-19 y política de cancelación ampliada

Historia de Barcelona Vol.1: origen romano

Historia De Barcelona Vol.1: Origen Romano

Para encontrar los primeros vestigios humanos en el territorio que actualmente conocemos como Barcelona debemos viajar al 2500 a.C. Aunque la existencia de un primer poblado se sitúa entre el 2000 y el 1500 a.C. Los relatos del poeta Rufo Festo Avieno, hacia el siglo IV a.C. nos explican que en este emplazamiento existían dos poblados ibéricos: uno en el montículo del Taber, cuyo nombre se desconoce (los historiadores lo han denominado Barcilo, Barcinom o Barkeno), y otro en el monte del actual Montjuïc, llamado Laye, ocupado por los íberos layetanos.

En el 218 a.C. el imperio romano afincó  sus tropas en Montjuïc, donde levantaron una imponente fortaleza. En la época de Augusto la población fue abandonándola y ocupando el Monte Taber, a día de hoy la Plaza San Jaume, origen de la actual Barcelona. Los romanos denominaron a la ciudad Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino.

En el siglo III la colonia de Barcino fue destruida por hordas franco-alemanas. Una vez reconstruida fue fortificada con una inmensa muralla que abarcaba ¡más de 100.000 metros cuadrados!

En el año 415 Ataulfo, rey de los visigodos, huyendo de las fuerzas del emperador Honorio, se apoderó de Barcino y la convirtió en sede de su corte por unos días. Barcino estuvo bajo el dominio de los visigodos durante tres siglos hasta que cayó en manos musulmanas, que se afincaron en Barcelona durante un siglo.

En el 758 el valí musulmán quiso independizarse del Emirato Omeya de Córdoba y pidió ayuda a los francos. La ayuda franca pronto se convirtió en interés y tras cuarenta años de luchas por el poder, los francos anexionaron Barcelona.

Volver arriba