Castell dels Tres Dragons

2

Si nos dirigimos a Arc de Triomf y bajamos el Paseo de Lluís Companys llegaremos al Parque de la Ciutadella. El primer edificio que veremos es obra de Lluís Domènech i Montaner, el Castell dels Tres Dragons, y es considerado uno de los primeros ejemplos del Modernismo de Barcelona. El castell dels Tres Dragons es el nombre popular que recibe el edificio modernista de Barcelona construido en 1887-1888 como café restaurante para la Exposición Universal de 1888 por Montaner.

Es un edificio incluido en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña, y fue creado como café restaurante para la Exposición Universal de 1888. En ese momento debía ser uno de los edificios principales del evento y ante su tenía el desaparecido palacio de las Bellas Artes. Con todo, un retraso en las obras y la disputa con el licenciatario del café provocaron el abandono de la obra por parte de Domènech el 12 de junio de 1888 y su sustitución por José Forteza, que acabará en el agosto, cuando ya quedaba poco para terminar la exposición.

Al finalizar la exposición del edificio quedó abandonado y en 1891 el alcalde, Joan Coll i Pujol, pidió a Domènech que “terminara la obra” adaptándola para acoger un “Museo de Historia”. En la adaptación se cambia la decoración y se añaden motivos heráldicos. La inauguración provisional fue en 1892, para celebrar el cuarto centenario del descubrimiento de América.

En el año 1920 albergó el Museo de Zoología de Barcelona, ​​uno de los cuatro pilares del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. En 2010 se trasladaron muchas de sus colecciones públicas hacia el Museo Azul, inaugurado en marzo de 2011, y el castillo de los Tres Dragones se convirtió en sede científica del museo: acogió el Laboratorio de Naturaleza con laboratorios y espacio de investigación, estudio y conservación de las colecciones.

En 2015 se hizo pública la intención de promover la rehabilitación de este emblemático edificio patrimonial como en casa del Conte, un centro cultural orientado al público familiar para la promoción de la literatura infantil y juvenil, un equipamiento conectado con la oferta cultural y de ocio que hay actualmente existente en el parque de la Ciutadella.